la reducción del consumo de la energía

la reducción de los costes asociados

la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

la reducción del impacto ambiental asociada al desarrollo propio de la actividad al desarrollo y potenciación de una cultura energética activa, de sostenibilidad y de innovación tecnológica.